Contacta con nosotros manolovaldefierro@gmail.com

miércoles, 26 de marzo de 2014

FREEZING HELL, Mario

Yo siempre he sido una chica extrovertida, con un pasado turbio, hasta que un día…


Me había quedado dormida, se me había olvidado que tenía que ir a caZar.
Cuando llego al bosque me doy cuenta de que me estaban observando, pero en realidad solo es un conejo curioso que se asusta ante mi mirada y se esconde rápidamente en su madriguera. Era un día frío. Camino armada con mi arco “el liberador” en mano. Veo un ciervo y lo apunto.
-Tengo suerte, no me ha visto-susurro-si tengo un poco de suerte…
Sin embargo algo paso por delante, espantando al animal.
     Yo, enfadada, le sigo para que me pague el dinero que podría haber ganado vendiendo la piel del ciervo, sin embargo me quedo alucinada al darme cuenta de dos cosas: 1-Estoy ante un castillo gigantesco de hielo.   2- El personaje ha traspasado la puerta y por si fuera poco va flotando.

Estoy dividida  en dos decisiones, por una parte soy muy aventurera y por la otra muy asustadiza, sin embargo soy más aventurera, ose que me lleno de valor y entro al castillo con sigilo hasta que veo una figura espantosacon una inscripción debajo:
“Si tu eres de coraZón puro, miedo no has de tenerme, pero situ corazón rebosa codicia…………………..”
El resto del mensaje estaba borrado y era ininteligible me di la vuelta y vi la cosa que estaba en la estatua pero en vida detrás de mí.
Estoy encerrada en un callejón con dos opciones de escapada:


A)Unas escaleras ascendentes que al parecer llevan a…

B)Una escalera descendente que lleva unos pisos inferiores en los que…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario. Muy pronto será publicado.