Contacta con nosotros manolovaldefierro@gmail.com

miércoles, 10 de octubre de 2012

LAS MANZANAS ENVENENADAS, Jenni A


Había una vez, unos niños que eran muy tontos.
Uno se llamaba Daniel,  otro se llamaba Mario y otro se llamaba Jonatan. Eran hermanos y el primer día de clase se quedaron dormidos. Su madre los llamó y los llamó. Bueno, que nada. La madre  cogió el trombom y empezó a tocar y por fin se despertaron. La madre se puso como loca diciendo: “Venga que llegáis tarde”.
       a) Se fueron y persiguieron a un enanito misterioso que pasaba por ahí. (Reservado por José Manuel)
       b) Se fueron al colegio y no ocurrió nada más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario. Muy pronto será publicado.